Entrevista con Sandra Soler, ganadora del premio “bulthaup 2019 / la cocina como espacio vital”

Sandra Soler

Sandra Soler Studio surge en 2008 como evolución de otro estudio anterior, Mésdisseny, fundado también por la propia Sandra en el año 2006. El estudio nació con la vocación de dar respuesta a proyectos tanto profesionales como particulares. Y su filosofía, como declara su propia web, responde a una forma de mirar en busca de la esencia; se trata pues de crear espacios que provoquen emociones, simplificando lo complejo y convirtiendo el caos en algo funcional y bello a la vez.

Echando la vista atrás. ¿Recuerdas en qué momento comenzó tu interés por el interiorismo? ¿Hubo alguna experiencia o algún evento que te marcara ese camino?

Desde pequeña tenía curiosidad por ver los interiores de las viviendas: cómo estaban distribuidas y cuáles eran los materiales empleados.

¿Qué otros intereses te tentaron o seguiste en tu camino profesional?

Siempre tuve claro que me quería dedicar al mundo del interiorismo.

¿Cómo conjugas la creación individual y el trabajo en equipo en tu estudio?

La comunicación con el equipo es básica; con los años creas un entorno de confianza y te rodeas de profesionales que conocen tu manera de trabajar y tu nivel de exigencia.

Lo difícil es encontrar momentos de tranquilidad en los que poder evadirte de la intensidad del trabajo diario. Diría que mi trabajo no acaba cuando cierro la puerta del estudio, sino que mi mente siempre está conectada y que es en casa, cuando llego, donde me relajo y empiezo a crear.

¿Quiénes dirías que han sido los arquitectos, interioristas y otros profesionales o artistas que más influencia han ejercido sobre tu trayectoria?

A nivel nacional el interiorista Francesc Rifé es uno de los profesionales que más admiro y es con su filosofía conceptual a la hora de proyectar espacios con la que me siento más identificada.

También destacaría, entre otros, a Miguel Milá y su pasión por los objetos atemporales, John Pawson o Vincent van Duysen por su obra de estética minimalista o David Chipperfield por su sentido de la arquitectura.

Sandra Soler en los premios bulthaup 2019

¿Cuál ha sido tu mayor motivación para ejercer tu profesión?

Cuando tienes el encargo de un cliente y empiezas el proceso creativo, trazas el primer boceto y entonces ocurre algo mágico: empieza un proceso de desarrollo que dura meses hasta llegar al resultado final.

Ver cómo tus proyectos hacen más cómoda la vida de la gente, ver como aquello que empezó con un trazo en un papel se materializa aportando calidad de vida a mis clientes, es lo que más me motiva de mi trabajo. Diría que no lo considero trabajo, me gusta lo que hago y disfruto creando, por eso siempre encuentro un momento para el proceso creativo.

¿En qué te sientes cercana a los valores de bulthaup?

Las cocinas bulthaup son un producto atemporal, me identifico mucho con su filosofía de entender la cocina como un espacio vital dentro del hogar. No atiende a modas, y para mí es el complemento perfecto de mi trabajo.

El diseño de bulthaup hace mejor nuestros proyectos. Además está su gran calidad y la garantía de servicio que me ofrece. Es por ello que se lo aconsejo a mis clientes, porque bulthaup es una garantía de éxito, tanto estético como de calidad.

¿Cómo conjugas en tus proyectos de reforma los elementos arquitectónicos que deseas preservar con los elementos nuevos y la tecnología? ¿Cómo se reflejan esos criterios en este proyecto?

Me gusta trabajar de un modo resolutivo y práctico, pero sin perder nunca de vista el espacio sobre el cual voy a intervenir, ya que éste, por sí mismo, tiene su propia personalidad.

Sandra Soler en el premio bulthaup 2019

¿Qué aspectos han representado el mayor reto en el proyecto ganador del premio bulthaup 2019?

La principal dificultad fue integrar la cocina en un espacio en forma de “L” y conseguir el disfrute de la cocina como centro del hogar.

¿Qué te llevó a elegir una cocina bulthaup para este proyecto?

Como he dicho antes, bulthaup hace mejor el proyecto, suma en calidad estética y funcional a cualquier espacio. La carga histórica de la casa, el entorno, los muros de piedra y el techo de madera, tenían un peso considerable. Necesitaba un producto totalmente neutro, atemporal, casi escultórico que se adaptara al entorno sin cargarlo y bulthaup reunía las condiciones y cualidades perfectas para este espacio.

Fotógrafo: Adrian Pedrazas Profumo

Compartir artículo
Encontrar distribuidor
Newsletter