El banco de trabajo bulthaup b2: espacios vividos

Un entorno propicio para el trabajo creativo

Un entorno propicio para el trabajo creativo

Todo proceso creativo se desarrolla con mayor fluidez si el entorno acompaña. El banco de trabajo bulthaup b2 proporciona orden y serenidad al permitir que las funciones de preparación, lavado y cocción se sucedan en una secuencia de superficies continua; a la vez, puede adaptarse para incluir una zona de encuentro y comunicación, donde la familia y los amigos se sientan a acompañar a los cocineros, a ayudarlos en sus creaciones y a disfrutar juntos del resultado.

El banco de trabajo puede ser todo ello o una parte: al constar de módulos individuales situados entre mordazas laterales, el usuario puede elegir uno solo o varios, según sus particulares necesidades y preferencias, seleccionando asimismo la secuencia de materiales para las superficies –acero inoxidable, piedra natural o madera noble–.

Estructura modular: versatilidad absoluta

El perfil de conexión elástico entre los módulos, un diseño exclusivo de bulthaup, garantiza juntas totalmente estancas y de fácil montaje y desmontaje. Las instalaciones de agua, gas y electricidad quedan revestidas mediante tubos flexibles de color aluminio. Las mordazas laterales cuentan a su vez con una junta funcional de la que puede colgarse una serie de utensilios y recipientes para tenerlos siempre al alcance de la mano.

Una larga trayectoria de movilidad

Ya en 1988, bulthaup lanzó al mercado un banco de trabajo que en su momento fue totalmente revolucionario: en el auge de los espacios industriales convertidos en lofts, bulthaup ofrecía un elemento móvil y flexible que incorporaba todas las funciones esenciales de la cocina en un solo módulo. Décadas después, el estudio vienés EOOS lo reinterpretó en el marco de su análisis de las imágenes arquetípicas, costumbres y rituales centenarios que llevó a la creación del sistema b2, para el que la movilidad y la facilidad de cambio se mantenían como factores fundamentales.

Dada su enorme versatilidad, el banco de trabajo b2 cobra vida de muchas maneras distintas. La interiorista y cliente bulthaup Agnès Blanch nos cuenta aquí qué forma le dio y sus motivos por haberlo elegido.

Agnès Blanch nos relata la presencia del banco bulthaup b2 en su vida cotidiana.

Cuando un interiorista concibe los espacios de su propia vivienda, ya no hay pretextos, distracciones ni concesiones que valgan: es el momento de destilar sus razonamientos, sus preferencias estéticas y su racionalización de los usos para darle forma al marco en que se imagina vivir con los suyos durante muchos años. En el caso de Agnès Blanch, al plantearse la remodelación íntegra del ático que sería su vivienda en Barcelona, partía de la certeza de querer un espacio abierto, sin barreras arquitectónicas entre la cocina y las zonas de comer y estar. Tras barajar varias opciones, una de ellas se fue imponiendo con fuerza: la de usar un banco de trabajo bulthaup b2 para unir los ámbitos, proporcionando una zona de cocción, una de trabajo y una superficie para comer en una secuencia fluida de la máxima sencillez y elegancia. Aunque los muebles bulthaup b3 que flanquean las dos paredes de la cocina albergan todo el almacenamiento, la zona de aguas y la mayoría de los electrodomésticos, donde transcurre realmente la acción es ahí, en ese nexo de unión entre espacios constituido por el banco de trabajo.

Hemos querido preguntarle sobre el proceso de decisión y sobre el resultado.

¿Qué composición elegiste a partir de las opciones disponibles?

Opté por tres módulos de 120 cm: uno de cocción de acero inoxidable, otro de preparación, también de acero inoxidable, y el tercero de piedra natural, para comer.

¿Por qué razón elegiste esta opción en lugar de una cocina más convencional?

Por su carácter escultórico y ligero, al ser una estructura abierta sobre patas en lugar de una isla convencional; y porque quería una cocina abierta al salón y perfectamente integrada. Quería conseguir que la isla en realidad no pareciera parte de la cocina, sino un mueble más de la sala, como una gran mesa. Por eso desaparece la imagen de la campana, de una zona de cocción.

¿Cómo vives el banco b2 en el día a día?

Nos proporciona el marco perfecto para muchos momentos con los amigos y otros familiares. La cocina ya forma parte de nuestra vida cotidiana.

¿Recuerdas el primer día que usaste tu banco b2?

Mis hijas Blanca y Ada decidieron estrenarla haciendo angulas con patatas fritas, cocinadas por ellas. Me encantó.

¿Qué aspecto de la modularidad y la flexibilidad del banco b2 aprovechas?

Me permitió configurar una superficie continua compuesta por tres elementos para usos distintos.

Ahí siguen Agnès y su familia, cocinando juntos, charlando, desayunando, cenando. Ahí se sienta también Agnès en silencio, en otros momentos solitarios, el calor de la taza de té en la mano, el libro abierto sobre la superficie de piedra. Y ahí sigue, fiel a todas sus facetas, el banco de trabajo bulthaup b2.

Compartir artículo
Newsletter
Encontrar distribuidor