bulthaup Souls: Fuentes de inspiración

Ilustración de Francesco Tristano y Filipa Fortunato

Ha comenzado un nuevo año. Qué mejor manera de inspirarnos que preguntar al pianista y compositor Francesco Tristano y a Filipa Fortunato, directora de Casa Fortunato en Lisboa (de la que pronto tendrán noticias en nuestro blog) sobre su balance del año pasado y sus deseos y propósitos para el que viene.

Francesco Tristano:

2019 fue el año del lanzamiento de mi disco: me sentí muy afortunado al poder presentar el espectáculo en vivo en lugares tan dispares como Tokio, Nueva York, Ámsterdam y Moscú. Tendemos a pensar que un disco es un producto inamovible, labrado en piedra, pero para mí es más bien todo lo contrario: un trabajo en evolución. Una vez que la música se ha grabado, al interpretarla en vivo, se sigue desarrollando y transformando.

Durante mis viajes del año pasado, tuve el placer de probar comidas increíbles, tanto en las calles como en sitios de postín. Para mí, descubrir y explorar las comidas locales es tan importante como los conciertos.

Francesco Tristano en uno de sus conciertos

¿Qué traerá el año 2020? Sin lugar a dudas, nuevas experiencias, nuevas comidas. Luego vendrá la campaña de Tokyo Stories, y haré una versión para piano y orquesta sinfónica. El estreno está previsto para el mes de junio en Hong Kong. Ni qué decir tiene, que me encanta la perspectiva de probar Dim Sum y comida Cantonesa.

En verano tendré actuaciones en varios festivales tecno. Y hasta entonces seguiré practicando el piano, pues, como el cocinar, es una tarea diaria. Tengo previsto interpretar las Suites Inglesas de Bach la próxima temporada. Son partituras que hay que preparar con mucho mimo, y ya estoy en ello.

La inspiración, como dijo Chaikovski, está muy sobrevalorada. Te levantas por la mañana y te pones a trabajar: es así como se hacen las cosas. No podría estar más de acuerdo, aunque añadiría un pequeño detalle: un buen café expreso. Es el único modo de empezar realmente el día.

Francesco Tristano en una cocina bulthaup

 

Filipa Fortunato:

El 2019 fue un año de descubrimientos, en los que el tiempo y la dedicación fueron nuestros maestros cotidianos.

Descubrimos un nuevo estilo de vida como anfitriones, descubriendo la belleza y las personas en Casa Fortunato, nuestro hotel y nuestro hogar.

 

 

Filipa Fortunato sonriendo

Descubrimos huéspedes maravillosos, socios maravillosos, amistades magníficas y, sobre todo, descubrí lo afortunada que soy por tener una familia tan extraordinaria, que me apoyan tanto a mí como mis sueños.

Descubrí que mis cuatro hijos son héroes que han tenido la fuerza y el valor de estar junto a mí y a mi marido, mi queridísimo Antonio, que me acompaña haciendo que nuestros sueños se hagan realidad. Todo ello me hace sentirme muy agradecida.

Filipa Fortunato con su familia

Todos estos descubrimientos requieren grandes inversiones de tiempo y dedicación, que para mí son sinónimos. Como creo firmemente que el tiempo es un regalo precioso, en 2020 quisiera tener tiempo para compartir y dedicarlo a las personas a las que quiero. Tiempo y dedicación a mi vida, mi familia, mis amigos, socios y huéspedes. Tiempo para disfrutar de todo lo que hemos conseguido hasta ahora.

¡Tiempo para ser!

Fotógrafo: Adrian Pedrazas Profumo

Compartir artículo
Encontrar distribuidor
Newsletter