Premio bulthaup 2016. Espacio vital y continuidad narrativa

El jurado del Concurso bulthaup | La cocina como espacio vital ha concedido el premio de su 3ª edición a Francesc Rifé Studio por el proyecto RA Apartment por ser el que “mejor ha conseguido el dominio del espacio vital”.

El jurado del Concurso bulthaup | La cocina como espacio vital ha concedido el premio de su 3ª edición a Francesc Rifé Studio por el proyecto RA Apartment por ser el que “mejor ha conseguido el dominio del espacio vital”. Los valores de la marca bulthaup: creatividad, la calidad de los detalles, la concepción estética y la sensualidad de los materiales. La cocina como espacio vital, instituido en 2014, tiene por objeto reforzar aspectos que reflejen los valores de nuestra marca, tales como la creatividad, la calidad de los detalles, la concepción estética y la sensualidad de los materiales. El premio está dirigido a arquitectos colegiados y diseñadores, y en él se valoran proyectos realizados durante los últimos 5 años en España, Portugal y Andorra.

Una valoración de las propuestas centrada en el dominio del espacio vital. La valoración, centrada en el dominio del espacio vital, se articula en torno a cuatro criterios: el valor de utilidad (ergonomía, técnica); la calidad de diseño (función, construcción, innovación); la integración de la cocina en el conjunto (contexto del diseño, aspecto) y el logro de hacer de la cocina el centro del hogar.

Premio para el proyecto RA Apartment de Francesc Rifé. En la presente edición, el premio ha recaído en Francesc Rifé Studio por el proyecto RA Apartment y el accésit ha sido para el proyecto Mas Bracons de los arquitectos Ramón Colomer y Meritxell Inaraja.

Composición del jurado. El jurado del concurso estuvo formado por: Marcos Catalán, interiorista; Marta Peris, arquitecta; Jorge Vidal, arquitecto; Agnès Blanch, bulthaup partner; Ivan Cuni, Country Manager de Bulthaup Iberia y Kati Masferrer, bulthaup partner.

Narrativa de continuidad. El jurado ha destacado en el proyecto de Francesc Rifé su dominio del espacio vital basándose en los cuatro criterios marcados. Ha valorado asimismo la construcción de una narrativa de continuidad entre los diferentes espacios del hogar, con la cocina como centro de la vivienda, al integrarla como espacio de bienvenida entre la biblioteca y la zona vertical de acceso al piso superior.

Diálogo respetuoso entre lo viejo y lo nuevo. Respecto al accésit para el proyecto presentado por los arquitectos Ramón Colomer y Meritxell Inaraja, el jurado ha resaltado “la belleza natural en el tratamiento de la cocina como un objeto integrado en un diálogo respetuoso entre lo viejo y lo nuevo”.

Compartir artículo
Newsletter
Encontrar distribuidor